Falta de refinería impide a Costa Rica aprovechar desplome en el precio del petróleo

Combustibles siguen al alza con séptimo aumento aprobado por la Aresep

Los reiterados fracasos del país en su intento por hacerse de una refinadora de petróleo le pasan hoy una factura al consumidor.

Costa Rica no podrá beneficiarse del desplome histórico en el precio internacional del petróleo, como sí lo están haciendo otras naciones, debido a que solo compra productos ya refinados como la gasolina y el diésel cuyos precios internacionales casi no han bajado. 

Estos productos tienen una afectación mínima en el mercado externo, unos $2 dólares por barril, según informó la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope). Por lo tanto, los precios de venta al consumidor local no tendrán una variación significativa, al menos en el corto plazo.

“El precio que se desplomó es el del crudo WTI y Costa Rica no importa crudo WTI, sino que lo que importa es el producto terminado. El producto terminado se siguió cotizando como normalmente se cotizaba por tal razón esta reducción del crudo WTI no va a afectar los precios de venta locales” aseguró Luis Solera, jefe de Estudios Económicos y Financieros de Recope.

El lunes anterior crudo WTI cayó a -37.63 dólares el barril, mientras el Brent, marcador de la producción de las gasolinas y el diésel, no lo hizo tan drásticamente.

Si bien, su valor bajó 28,04%, el mismo se mantuvo en números positivos, pues se cotizaba en 20.05 dólares al 21 de abril, lo que justifica, según Recope, la no rebaja de los combustibles de consumo nacional.

Algunos países con capacidad de refinación sí han aprovechado los bajos precios para aumentar sus reservas. No obstante, esto también ha encontrado limitaciones debido a que la capacidad de almacenamiento es limitada.

Refinería terminó en litigio

En Costa Rica, la idea de contar con una planta procesadora de crudo terminó convertida en un litigio.

El último intento en esa dirección fue el fracasado proyecto de refinería con China. Se trataba de un proyecto anunciado con tambores en el 2007 cuando el entonces presidente Óscar Arias visitó China.

Ambos países acordaron impulsar una inversión de $100 millones ($50 millones cada uno) para modernizar y ampliar la vieja refinadora de Recope en Moín. 

El proyecto contaba con dos socios, por Costa Rica sería Recope y por China, la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC). Los dos socios constituyeron, en el 2009, una compañía llamada Sociedad Reconstructora Chino Costarricense (Soresco) que sería la cara legal y comercial de la refinería de Limón. 

Soresco debía hacer los estudios de factibilidad y contratar las obras para la nueva planta. Sin embargo, el proyecto no avanzó en los terminos esperados y en el 2013 la Contraloría General advirtió irregularidades en la contratación de los estudios de factibilidad. 

La contraparte china se negó ha contratar nuevos estudios y más bien demandó al país que debió ir a un arbitraje internacional. Este litigio terminó resolviéndose favorablemente para Costa Rica, en octubre de 2019. No obstante, de los $100 millones invertidos, solo quedaban ya $36,2 millones para ambos países.

Factura bajará a la mitad

La situación en general del mercado de los combustibles, si tendría un impacto en Costa Rica a lo largo del año.   Recope estima que en el período de abril a diciembre de este año, el pago por importar combustibles, es decir la factura petrolera, bajará de  entre 1.100  millones y 1.200 millones de dólares, previstos inicialmente, a 500 y 600 millones de dólares.

La caída que se presentó en el precio del petróleo a inicios de semana se da debido a la saturación en los almacenes de todo el mundo, esto debido a las medidas de restricción y la poca actividad económica que ha generado el Covid-19.

Publicidad Currículo Electoral - Conozca los candidatos a la Presidencia de Costa Rica
www.youjizz.center
http://pornxvideos247.com
https://sexvids.porn/