Este fin de semana se cumplen cuatro semanas desde que se disputó la última jornada del Campeonato Nacional de fútbol de la Primera División. La emergencia provocada por el COVID-19 obligó a las principales autoridades de este deporte a tener que darle una pausa.


Julio Cruz, delantero de San Carlos. Foto: San Carlos
Julio Cruz
Ante ese panorama, los clubes han preparado una serie de programas de entrenamiento para sus jugadores, con el objetivo de que no regresen con deficiencias en su condición física. Sin embargo, también les preocupa que pierdan terreno en la parte táctica y técnica. Por ello, han intentado elaborar pequeñas sesiones para minimizar los daños. No obstante, trabajar en espacios muy reducidos es el principal problema que han encontrado muchos de los futbolistas.  Esto los lleva a trabajar la parte mental de una forma más fuerte, así como a tratar de acoplar los ejercicios de diversas formas.

 

“Ese tema con el balón la verdad sí afecta un poco, prácticamente uno pierde la sensibilidad del día a día con el balón. Tenemos rutinas con el balón, con tipo cono o platos, tratar de empezar driblar un poco y golpear a la pared y ese tipo de ejercicios, para no perder la sensibilidad. Creo que se pierde un 60 % de esa sensibilidad con el balón, porque se pierden herramientas como el golpe fuerte, largo ", argumentó el delantero sancarleño de nacionalidad mexicana, Julio Cruz

En Guadalupe FC, Geiner Segura apuesta a la memoria operativa del jugador, para poder rescatar en el mayor porcentaje posible la parte técnica y táctica. Su objetivo es que la pausa no le pase una fuerte factura al regreso de la temporada.

“Nosotros vamos a partir de la memoria operativa del jugador, sabiendo de que el jugador depende mucho de la parte del juego como tal, al no estar eso, se hace muy analítico los entrenamientos. Tenemos que estructurar a partir de esa memoria, es lo que más implementamos", describió el estratega.

Ese mismo punto es apoyado por el preparador físico del herediano, Manuel Víquez, quien apuesta en volver a lo básico.  Futbolistas podrían regresar al torneo nacional con un bajo rendimiento en la parte técnica..

“Debemos regresar a las raíces, si analizamos muy bien, así empezaron la mayoría a jugar en una mejenga de barrio o pateando una pared, recordemos que la técnica se mejora con la constante repetición", concluyó Víquez.

En el área de porteros, estos han sufrido un poco más, ya que la reducción de espacios les incomoda para poder realizar las practicas. Aspectos como la velocidad y los reflejos se pueden ver afectados por la falta de trabajo en campo.

“Necesitamos trabajos cognitivos, los traslados,  para que la reacción no se pierda. Esos trabajos yo los agarro de videos de Youtube para trabajar en la casa, como no podemos salir a una cancha, es más fácil hacerlos por video y no dejar de lado lo que nos ayuda bastante, que es la reacción”,  mencionó el arquero.

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA