El anuncio del ministro de Hacienda de que se crearía un impuesto solidario a los trabajadores del sector público y privado para ayudar a los desempleados por el Covid-19 duró menos de tres horas.

Rodrigo Chaves dijo cerca del mediodía de este jueves que esta era una medida para financiar en parte el presupuesto extraordinario destinado a atender el impacto de la emergencia.

La misma gravaría de manera gradual los salarios a partir de los ₡500.000, incrementando el porcentaje según el ingreso.

Pero en la tarde y, por redes sociales, el presidente Carlos Alvarado lo descartó.

La ministra de Planificación, Pilar Garrido, transmitió inmediatamente la decisión del mandatario al final de la conferencia de prensa, donde se actualiza la situación de la pandemia.

Garrido dijo que sustituirán la propuesta caída con búsqueda de créditos en el exterior.

La idea de grabar salarios era parte de un paquete que el gobierno presentó hoy al Congreso.

Se mantienen en pie la propuesta de trasladar ¢100 mil millones de recortes realizados por la regla fiscal y usar el diferencial por la caída del precio de los combustibles para fondear la atención por los efectos de la pandemia.

En el Congreso continúa otra iniciativa similar sobre impuesto solidario al salario, pero del diputado Rodolfo Peña, que gravaría salarios superiores a ₡1,5 millones pero solo al sector público.

Algunos diputados estarían de acuerdo con esa última idea.

 Redacción: César Barrantes. Foto: César Barrantes

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA