Costa Rica por primera vez en su historia despertó este 19 de marzo con sus fronteras cerradas, es decir, con un impedimento para el ingreso de extranjeros ante la pandemia del nuevo coronavirus.

La medida anunciada el lunes por el presidente Carlos Alvarado no aplica para costarricenses y residentes, que pueden abandonar e ingresar a territorio nacional aunque se recomienda no hacerlo.

Y quienes ingresen, deberán cumplir un aislamiento de 14 días, algo que será comunicado en una orden sanitaria que les entregará en los aeropuertos o zonas fronterizas.

Además, el Ministerio de Salud amplió el tipo de actividades suspendidas para evitar una propagación mayor del COVID-19.

Entre esas están los gimnasios que deberán mantener sus puertas cerradas temporalmente.

La iglesia católica anunció que igualmente cerraría las iglesias y lugares de oración.

Por su parte en cuanto a los cultos evangélicos, la disposición de las autoridades de salud es que pueden permanecer abiertos aquellos sitios donde se garantice una distancia entre los asistentes de 1.4 metros.

Puede revisar la lista que se actualiza constantemente en este enlace: http://bit.ly/2wdXK2u

Publicidad Aproveche la mejor conexión en Fibra Optica para su empresa con RACSA