La capacitación como guardavidas le permitió a un niño de solo 8 años evitar que se ahogara una niña de francesa.