Presidente Carlos Alvarado mostró su enojo e indignación por la declaratoria de legalidad