×

Advertencia

JUser: :_load: no se puede cargar el usuario con ID: 116

List of the all categories

-       Medios de servicio público están obligados a operar de manera neutral

El Sistema Nacional de Radio y Televisión (SINART, S.A.), empresa estatal responsable de administrar los medios de servicio público, asumirá el reto de producir o programar contenidos alternativos y de calidad, que contribuyan a visibilizar la diversidad y el pluralismo religioso del país, como fenómenos sociales, históricos y culturales.

Para garantizar una programación inclusiva, respetuosa de la libertad religiosa y la libertad de culto, el Consejo Ejecutivo del SINART, S.A. acordó en octubre anterior sustituir las ceremonias religiosas por programas de contenido más pluralista y neutral (Acuerdo No. 2 de la Sesión Ordinaria No. 037-2017 del 19/10/2017).

La decisión se sustenta en un criterio técnico y estudio comparado sobre los diferentes modelos de televisión pública en el mundo que realizó la Defensoría de las Audiencias de los Medios de Comunicación del SINART, S.A., que opera como un órgano independiente y de auto regulación, único en Costa Rica.

Los medios de comunicación del SINART se proponen operar bajo un marco de neutralidad, participación y respeto absoluto a las distintas denominaciones religiosas. Afirmar que se retirarán los contenidos religiosos de la programación de TRECE Costa Rica Televisión es un error, lo que se pretende es ofrecer espacios inclusivos.

El informe conocido por el Consejo Ejecutivo recuerda que la libertad religiosa y la libertad de culto se establecen como un derecho humano. Dichas garantías están señaladas en la Constitución Política de Costa Rica, la cual instaura a la denominación católica como la oficial del Estado, pero reconoce el ejercicio de otras religiones, “mientras no se opongan a la moral universal ni las buenas costumbres”.

La Sala Constitucional ha señalado que la libertad de culto es la forma externa de manifestar la libertad de conciencia, razón por la cual el Estado puede regularla, en tanto que no afecte el orden público y derechos de terceras personas.

Nathalia Rojas, Defensora de las Audiencias, explicó que el hecho de que Costa Rica sea un estado confesional no implica que la religión católica tenga que ser la preponderante en los medios de comunicación, ya que se estarían invisibilizando las demás denominaciones que son practicadas por la población.

La respuesta a favor de la laicidad la participación y el pluralismo religioso, queda más clara si se trata de los medios de servicio público, que, como medios estatales, deben apegarse a la normativa y legislación existente a favor de la igualdad. El SINART tiene la obligación de garantizar acceso a las diferentes confesiones religiosas.

“Es pertinente abordar las religiones y creencias como un fenómeno social y cultural, pero visibilizando a las personas que las practican y a quienes no. Los medios de servicio público no deben ser una vitrina para el culto religioso, sino plataformas al servicio de la población, con contenidos y producciones de calidad”, agregó Rojas.

 

 

¿Qué dice el informe de la Defensoría de las Audiencias del SINART, S.A.?

-       La Ley Orgánica del SINART, S.A. (2003) establece en su artículo 4 que uno de los principios rectores de la institución es “el respeto al pluralismo político, religioso, social y cultural”, además, que debe “contribuir al desarrollo y enriquecimiento de la cultura costarricense y universal”.

-       Al transmitir contenidos religiosos de una sola denominación, se está incumpliendo el respeto al pluralismo religioso. No se observan producciones en la parrilla de programación de los medios del SINART, S.A. que muestren ceremonias o que brinden información de otras creencias.

-       Todas las personas tienen derecho a la libertad de expresión, pero sin ser esta una garantía no absoluta. No se pueden violentar derechos argumentando creencias religiosas.

-       Para respetar el principio de pluralidad religiosa establecido en la Ley Orgánica del SINART, S.A. y brindar producciones innovadoras, es necesario, primero que todo, replantear la transmisión de contenidos exclusivamente de la religión oficial del Estado. A partir de una posición neutral, se recomienda plantear alternativas para mostrar las facetas religiosas y espirituales que existen en Costa Rica, pero desde lo cultural, analítico, histórico e informativo.