Economistas aseguran que con el aumento del dólar, los sectores más perjudicados son quienes deben préstamos de vivienda en esa moneda.